¿Por qué Halloween nos genera tanta ilusión?

Desde que tengo uso de razón, para mí siempre ha sido una época especial el llegar al mes de octubre, y aún más, al esperado día 31; cuando era pequeña ansiaba ver El Extraño Mundo de Jack, Monster House, Coraline, Scary Godmother, entre otras cintas que salían cada año dedicadas a un público infantil, y obviamente, la idea todo el mes del ansiado disfraz, ensimismando sobre si este año sería Merlina o Maléfica.

Al pasar de los años, uno pensaría que esa ilusión se desvanecería de a poco, sin embargo, y en mí caso, está aumentó. Cada año, y sin excepción hago maratones de películas de terror, en donde con amigos y familia, entre palomitas y risas, vemos cintas infantiles y los clásicos del cine; y apuesto cada año por una nueva cinta de terror que genere en mí esa sensación, que solo una buena película de terror puede ocasionar.

Los fabulosos disfraces, definitivamente no pueden faltar, obviamente las fiestas, y sobre todo esa sensación de que, por una noche, puedas sentirte y mirarte como alguien completamente diferente a ti, las pelucas, el maquillaje, los adornos; esta controvertida relación, aunque, en definitiva, capitalista, resulta y genera en todos nosotros una emoción que solo la navidad podría superar, pero eso es otro tema.

Solo puedo concluir que estas fechas son maravillosas por la genuina razón de que amamos todo lo relacionado con ellas, los disfraces, las películas, los libros, los dulces, las fiestas, la música, y esté gigantesco combo resulta magnifico desde el ángulo en el que lo veas.

Está comprobado que disfrazarte favorece el desarrollo de la empatía ya que nos permite intuir lo que piensan y sienten otras personas, interpretar un personaje nos ayuda a auto-descubrirnos.

La noche de Halloween es sin duda, un grito de desinhibición y perdida de vergüenza, incluso para los más introvertidos.

Y no crean que me he olvidado de nuestro tradicional y muy querido, día de muertos, o que prefiero una fecha a la otra, ambas, son muy queridas en mi corazón y aunque son muy distintas, cada una tiene su magia y de esta primera, tengo mucho que decir, sin embargo, eso lo dejaré para otra ocasión.

A %d blogueros les gusta esto: